Diagnóstico de la Epilepsia

El diagnóstico de la Epilepsia se hace básicamente con la historia clínica del paciente, que debe incluir los antecedentes familiares , así como los neonatales; se indaga sobre historia de traumas, infecciiones, hipoxia(falta de oxigeno), intoxicaciones u otros que puedan haber provocado una lesión cerebral que origine el padecimiento.  Se buscan indicios que ayuden a enmarcar la ćlínica con alguno de los tipos de convulsiones y de Epilepsia.

Se solicitan exámenes que puedan ayudar en el diagnóstico, siendo el Electroencéfalograma (EEG) uno de los que más ayudan a hacer el diagnósitico. También se pueden solicitar imágenes del cerebro, como una Tomografía Axia Computarizada o (TAC) una Resonancia Magnética (RMN). 

Electrodos EEG El EEG consite en la aplicacíón de electrodos (pequeños discos metálicos) con una gel especial que los adhiere al cuero cabellodo; esto registra, durante aproximadamente una hora, la actividad cerebral. Durante el proceso se le solicitará que haga algunas actividades, como abrir o cerrar ojos y se encenderá una luz estroboscópica; todo con el fin de estimular cambios en las ondas cerebrales.

Algunos tipos de Epilepsia son de más difícil diagnóstico pues las crisis se presentan esporádicamente durante el día o en la semana y son cortas o no parecen ser convulsiones. Ejemplo de esto son pérdida de memoria transitoria, por segundos o minutos, desconección breve del medio ambiente, pequeños movimientos de la cara o parte de una extremidad.  En estos casos es muy útil efectuar un EEG en forma contínua, ambulatoria, por varios días, hasta que se logre registrar la actividad eléctrica del cerebro en el momento en que se presenta la crisis.  A esta modalidad se le conoce como EEG Holter.
 

Epilepsia Refractaria al Tratamiento Médico

 El 20% presentan una epilepsia refractaria (ER), definida como crisis recurrentes a pesar del tratamiento con al menos 3 fármacos anticonvulsivantes (FAC), adecuados según el tipo de epilepsia, a las dosis máximas tolerables y al menos durante un año.  Este último período pude acortarse con un control muy de cerca por un neurólogo.

Se estima que al menos el 50% de estos pacientes se puede beneficiar con cirugía.  Dependiendo del tipo de Epilesia, puden llegar a curarse de la misma hasta el 80% de los que se operan.

Para determinar si un paciente es candidato o no a un procedimiento quirúrgico se debe seguir un protocolo de estudio.  A continuación se exponen brevemente los objetivos y procedimientos que se pueden aplicar en este proceso.

Objetivo

Identificar un área anormal de la cortesa cerebral en donde se originen las convulsiones y extirparla sin provocar trastornos funcionales significativos.

Puntos a considerar para la evaluación

Equipo humano que debe participar en la evaluación

Estudios especiales

Además del EEG de rutina usualmente se realiza una serie de estuios especiales, de los cuales los màs frecuentes son la Resonancia magnética y el SPECT.  Todos estos complementan la Vídeo Electro Encefalografía, que es el análisis más importante en estos casos.

RMN

Resonancia Mangética Nuclear


Esta da una imagen bastante nítida de la anatomía del cerebro, permitiendo detectar malformaciones congénitas, tumores, anomalías en la circulación, atrofia de alguna zona del cerebro, etc. Si esta se correlaciona con el cuadro clínico del paciente y con la VEEG

SPECT

SPECT

Estas son las siglas para Single Photon Emission Computed Tomography (Tomografìa computarizada de la emisión de un fotón). Se realiza inyectando por vía endovenosa en el paciente un radio isótopo, que se difundirá por los tejidos del cerebro, acumulándose proporcionalmente a la actividad de las neuronas. De este modo, si hay un sitio del encéfalo funcionando más que los demás, como en el caso de un foco epileptogénico, se verá en la imagen producida. Por el contrariio, si hay una zona que tenga una actividad disminuida, se verá en la imagen con menor concentración del radio isótopo.

VEEG

Vídeo Electroencefalografía

Este constituye el examen más importante. Consiste en colocarle al paciente unas serie de elctrodos en el cuero cabelludo para grabar un Electroencéfalograma en forma contínua, a la vez que se le toma un vídeo, también contínuo.

Este examen se hace con el paciente hospitalizado pues se trata de observar y registrar una de sus crisis convulsivas.  Se esperan los dìas necesariios hasta que se presenta una de las crisis que típicamente lo agobian. Esto permite ver en cual o cuales de los electrodos colocados en su cabeza se origina y correlacionarlo con la clìnica y los otros estudios realizados para determinar si esa área del cerebro es sujeta a cirugía.