Disquectomía Percutánea con LASER

La Disquectomía con Láser y la Nucleoplastía tienen el mismo propósito, evaporar el centro del núcleo pulposo y con esto disminuir el volumen del disco y por consiguiente su diámetro. Ambos son percutáneos, o sea que llegan al disco a travez de una aguja que se introduce por la piel, desde atrás y ligeramente lateral hasta centro del disco herniado, bajo estricto control permanente con rayos-X y sin necesidad de herida quirúrgica. Ambos procedimientos se hacen bajo anestesia local, con una sedación leve. La diferencia estriba en el método físico utilizado por cada uno.

Están indicados en casos de una Hernia de Disco contenida o disco abombado ya que al estar el anillo de disco intacto este se comporta como un recipiente cerrado y la inyección de ozono en el mismo se hace difícil. Personalmente, una vez producido un espacio en el centro del disco con estos métodos, inyecto ozono para obtener un beneficio combinado de corto y mediano plazo.

Ambos procedimientos son ambulatorios, o sea que unas horas después de su ingreso el paciente vuelve a su casa. Al igual que la Discolisis con ozono, tiene la enorme ventaja sobre los procedimientos abiertos, de que no altera la anatomía, situación que lleva con frecuencia a la formación de adherencias después de la cirugía, que pueden llegar a ser un problema aún más grande que la misma hernia discal. Además, las complicaciones prácticamente no existen.

El láser es un frecuencia de luz que viaja por una fibra óptica y llega a cierta distancia de la punta, la cual depende del tipo de láser utilizado. Por esto es importante hacer uso de endoscopía, para asegurarse que la onda de calor no salga del disco intervertebral. Con el calor que genera el láser se produce una evaporación del núcleo pulposo.

La nucleoplastía utiliza la electricidad para producir una ablación controlada, que desintegra suavemente el tejido del núcleo pulposo muy cerca de la punta del instrumento,por lo que no se require endoscopía.